Opción óptima frente a VMware en México: Scale Computing Platform

La creatividad en las alternativas tecnológicas es persistente y, dentro de este contexto, ha surgido una novedosa propuesta con un enorme potencial para rivalizar con el sistema de referencia actual en el ámbito de la virtualización de servidores: VMware. Este recién llegado es Scale Computing Platform. Este cambio de dirección se está haciendo notable en naciones latinoamericanas como Argentina, Chile, México y Panamá, por mencionar solo algunos ejemplos.

La virtualización de servidores es considerada uno de los recursos más cruciales en el panorama tecnológico actual. Esta herramienta posibilita a las empresas emplear máquinas virtuales (MV) para correr programas en lugar de depender de servidores físicos, lo que resulta en una optimización de los recursos de hardware y facilita la administración. Durante un extenso período, VMware ha ostentado el primer puesto en este ámbito con su solución VSphere. No obstante, el sector es sumamente dinámico y la plataforma ofrecida por Scale Computing está planteando ahora una seria amenaza a su liderazgo.

Recientemente, Broadcom ha optado por finalizar el programa de colaboración con VMware, lo que ha generado comprensiblemente un ambiente cargado de incertidumbre y descontento. Ante este escenario, Scale Computing emerge como una alternativa de primera categoría, brindando a los colaboradores una experiencia innovadora a través de Scale Computing Platform, la distinguida plataforma de virtualización hiperconvergente. Scale Computing Platform representa un recurso estratégico para los asociados de VMware, permitiéndoles adaptarse exitosamente a este cambio en la industria y trazar una ruta hacia una infraestructura más eficiente, escalable y segura.

Scale Computing es una empresa estadounidense fundada en 2007 y con sede en Indianapolis. Inicialmente centrada en soluciones de almacenamiento, con el tiempo, ha ampliado su oferta hacia soluciones de hiperconvergencia, es decir, sistemas que combinan capacidad de almacenamiento, cálculo y red en una única plataforma. Esta evolución ha culminado en su producto estrella: Scale Computing Platform (SCP).

Scale Computing Platform destaca por ser una solución simple, resistente y adaptable que se fusiona sin complicaciones en diversos ambientes tecnológicos. A diferencia de la propuesta de VMware que precisa hardware particular y habitualmente licencias costosas, la SCP puede ser instalada en una amplia variedad de equipamientos y no necesita licencias extra.

En lo que respecta a su accesibilidad, Scale Computing Platform proporciona una interfaz amigable que simplifica notablemente la gestión del sistema. La facilidad de uso de esta plataforma es opuesta a la intrincada naturaleza de los productos equivalentes de VMware, en los cuales cada elemento del sistema debe ser manejado por separado, lo que podría demandar la contratación de personal más especializado y acarrear costos adicionales.

La SCP de Scale Computing sobresale por su enfoque especializado en la hiperconvergencia. Las soluciones hiperconvergentes, que amalgaman almacenamiento, cómputo y red en un solo sistema, simplifican la puesta en marcha y gestión de infraestructuras tecnológicas, al tiempo que posibilitan una escalabilidad suave y eficaz.

Asimismo, en lo que respecta al desempeño y la confiabilidad, SCP se posiciona favorablemente en comparación con vSphere de VMware. Varios análisis comparativos y comentarios de clientes avalan que la plataforma de Scale Computing es capaz de manejar cargas de trabajo demandantes con una eficacia y estabilidad destacadas, lo que ayuda a reducir los períodos de inactividad y a asegurar la continuidad de los servicios.

Como resultado, dada su sencillez, adaptabilidad y costos reducidos, junto con un rendimiento destacable y su propuesta de valor vis-à-vis VMware, Scale Computing Platform, con Centria Cloud como partner trabajando en numerosos países de Latinoamérica, está ganando cada vez más atención entre las organizaciones que buscan optimizar sus infraestructuras tecnológicas. Su experiencia en países como Argentina, Chile, México o Panamá, es ya variada, en diferentes sectores, con numerosos casos de uso.