De De Kant a Putin y viceversa | Opinión

El año en el que celebramos el tricentenario de Kant, el filósofo de la paz perpetua y del discurso moral más elaborado, es también aquel en el que el totalitarismo empieza a enseñar sus pasos. Putin no sólo está perseverando en una guerra de agresión, sino que ha comenzado a transformar su régimen en algo indistinguible del totalitarismo manual. Enfrascado en su rasgo más característico, el uso de la violencia cuenta con todas las disidencias internas. No, no se trata sólo de la eliminación de Navalni, el noble disidente, o de Prigozhin, el sinvergüenza, o del triste piloto desertor abandonado en España; también son todos disidentes atacados o liquidados por medios químicos o biológicos fuera del país, o la represión interna de quienes ostentan desafíos al dictador. Si, como dice Arendt, el totalitarismo es la “dominación total del medio del terror”, el régimen de Putin y su corte oligarca se han adaptado a este modelo como un guante. Incluso desde entonces, por su aceptación del imperialismo y la guerra.

Lo que más sorprende es la disvergüenza con lo que lo plantea y lo proclama. ¡Todos entran al mundo! El terror y la violencia son el principal instrumento de enmienda. Estoy seguro de que también filtró su intención de colocar un artefacto nuclear en el espacio, justo cuando ahora procedemos, de boca de su machaca Medvédev, a amenazar a Occidente con un ataque nuclear simplemente porfiando en no reconocer lo que considera sus fronteras. legitima. Ucrania, desde julio, pero ¿por qué no también los países bálticos? Como buen depredador, aceitó la debilidad y el coraje de sus adversarios: un Estados Unidos que pronto puede caer bajo las barreras de otro lugar impredecible, y una Europa cansada y fragmentada también por guerras culturales y conflictos derivados del combate al cambio climático. que puede proponer un nuevo impulso hacia la extrema derecha. Y también aludió a su propia implicación en el conflicto de Palestina y a una total y escandalosa ausencia de liderazgo. Mientras tanto, Ucrania se queda sin municiones.

Parafraseando al filósofo de Königsberg, Europa quería reincidir en su minoría de adultos autoculpables, incapaces de honrar los principios que proclaman la responsabilidad que exige este momento histórico. Temeroso y excitado, se enfrenta una vez más a la tentación de desandar el camino de Munich. Listo Ucrania puede jugar la carta de los Sudetes, pensando que así podrá evitar una nueva guerra. El matonismo de Putin es perfectamente racial. Un simple análisis de dónde vivimos, probablemente en el momento más bajo de nuestras ansias de libertad, con el civismo republicano que nos convierte en zorros. También es muy congruente con lo que significa Rusia, el gigante de los pies de barro que ha demostrado ser hasta ahora en Ucrania. Pero puedo aprender de la amenaza nuclear. Putin no habrá dispersado el único activo que encontró.

Es posible que no estemos en condiciones de realizar la práctica del rigorismo que nos exige el imperativo categórico kantiano. Asistimos, pues, a la menos exigente de su reinterpretación de Adorno: “Obra y piensa de tal modo que Auschwitz no se repita, que no ocurre nada parecido”. No estar satisfecho con el totalitarismo debe ser la motivación moral mínima para guiar nuestra acción colectiva. O, para decirlo con Camus, “evitar que el mundo deshaga”. No sé cuánto tiempo ha pasado y usted quiere preguntarle a esta nueva generación de políticos sonámbulos que caminan directo al precipicio.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_