Los supervivientes del naufragio del Adriana siguen vagando por Grecia durante un año tras la desesperación por el asilo

Medios relacionados – Últimas noticias

Llega tarde y pesa el calor del abrasivo, listo para venir diez personas. propileos, uno de los puntos más céntricos de Atenas, para buscar justicia por el naufragio en aguas abiertas de Pylos en el que perdieron la vida más de 600 personas. Entre las personas con las que nos encontramos Inzman y HaseebLos agricultores originarios de Cachemira realizaron un año de asesoramiento para salvar vidas y mantuvieron la flota durante más de una hora.

«Vamos a seguirlo Malakasa y no sabemos cuando vamos a conceder asilo; Lo único que nos dicen es que hay esperanza”, explican los dos jóvenes de 22 años. Un año después de las fatídicas náuseas, todavía en Malakasa quedaba un grupo de supervivientes, 5 de ellos de la nación paquistaní.

Inzman, Haseeb, Rana y Zeeshan participan en Malakasa, donde recibieron uno ayuda mensual de uno 70 euros, dos litros de agua, una cuenta diaria y un médico compartido con otras dos mil personas. Los cuatro jóvenes, de entre 22 y 28 años, abandonaron Pakistán entre 5 y 8 semanas antes de que Adriana abandonara el foso abisal Calipso. Durante este tiempo permaneció en campos clandestinos en varias ciudades de Libia.

Inzman, Huseeb y Rana abandonan Cachemira junto con otras 26 personas con la intención de abandonar Italia, pero sólo ellos consiguieron sobrevivir. En Malakasa, con Zeeshan, un compatriota de 28 años que también siguió la reforma, se formó una familia pequeña«casi como hermanos», compartiendo el día tras día y las escaladas que el grupo de amigos realizó en Atenas para unirse a otros compatriotas.

«No queremos salvarnos»

En la plaza central de Atenas, los manifestantes cruzaron la Avenida de Panepistimio e iniciaron el acto de protesta. Zeeshan vuelve a hablar: «Soy Zeeshan Sarwar, superviviente del naufragio. Un año después estamos aquí para decidir qué sabemos de nosotros mismos (…). Esperamos 15 horas al día. nadie quiere salvarnosTenemos mucha fuerza para ir y venir, pero no podemos ayudarnos, no podemos hacer nada para salvarnos”, explica el joven, visiblemente indignado.

«¿Qué instrucciones tienes? Durante 15 horas no tomamos ninguna ayuda y durante la noche, con las dosis del medicamento, empezamos a sentirnos mal. También responderemos si es la única verdad si tenemos un Hundieron. Tengo que decir esto Pedimos que haya justicia. y sean castigados”, continúa mientras sus compatriotas se escuchan en silencio. “También queremos saber toda la verdad para que los familiares de las víctimas mortales y de los desaparecidos puedan separar lo que realmente pasó”.

Además del discurso de uno de los 9 egipcios acusados ​​de trata de personas y de ser autores del material de navegación, inicia la marcha que, pasando por las principales arterias de la ciudad, llegará al cuadrado sintagma, el corazón de la capital Elena. En varias ocasiones, las almas de los sobrevivientes se unen y comienzan a gritar al unísono «¿Qué nos preguntamos? ¡Justicia! ¿Cuándo lo pediremos? ¡Ahora!».

La cabecera avanza rápidamente y atrae a unos 1.500 participantes (500 según la policía). Ayúdalo Plaza Omonía, décadas de turistas comenzaron a fotografiar el evento como si fuera una atracción turística. En caso de accidente, dirígete hacia el final y regresa a las calles de la ciudad para moverte con el tráfico durante el día.

Nos reunimos en una cafetería y los jóvenes se esfuerzan por crear equilibrio durante los últimos 12 meses. En tus estados de Whatssap y perfiles de TikTok recibes imágenes y vídeos de tus primeros amigos y de tus amigos que no te recomiendo que sobrevivan. «Mi mejor amigo, Asam, está entre los desaparecidos», explica Iznman. “No salí de la morgue para identificar el cuerpo del primero”, dice Zeeshan, que todavía tiene hijos si sus restos mortales llegan a los ojos de los cuerpos recuperados y las autoridades grises no pueden identificarlos.

«Quedaos en Pakistán»

Cuando la pregunta se dirige a sus compatriotas, amigos y familiares que emigraron como él hace un año, al unísono dicen que no. «Les digo que nací en Pakistán y que luchen por cambiar el futuro del país”, añade Rana, una estudiante superdotada que perdió a su madre cuando solo tenía 3 años. Si es tarde y los teléfonos de todos están usando sonar. «Es mi padre, tenemos problemas con él la noche antes de irse a dormir». En la pantalla aparece la foto de tu padre y te saludamos cordialmente en urdu. «Lo primero que quiero hacer cuando conceda los papeles es cuidar de mis padres», dice Iznman.

En planes futuros, todos quieren que su maquillaje se resuelva lo antes posible para poder continuar con su vida. «Venimos a Europa a trabajar y enviar dinero a nuestras familias, pero ahora son ellos los que tienen que ayudarnos porque no podemos trabajar”, comenta Haseeb. «Para mí sería igual de fácil encontrar trabajo como mecánico de automóviles y plantearlo en Grecia», explica Iznman, mientras que otros dicen que preferirían ir a Alemania, Francia o España cuando reciban papeles ansiosos.

También te puede interesar – Medios digitales